18 junio, 2010

Cuando era pequeño había precios reales y precios para las madres.
Con los precios reales te comprabas cosas nuevas y llamativas que te duraban dos semanas.. y con los precios para las madres te comprabas cosas marrones que te duraban toda la vida.
Pero cuando yo miraba los escaparates, veía otro mundo, un mundo de ensueño lleno de cosas ideales, un mundo donde los niños mayores tenían lo que querían,
eran taan guapos, como los príncipes.. ¡Ni siquiera necesitan dinero! ¡Tenían tarjetas mágicas!

Yo quería una.. y quien me iba a tener que acabaría teniendo 12!

Sabes esa sensación cuando un chico mono te sonríe y te quedas como embobado, y se te empieza a caer la baba? Pues eso es lo que me pasa a mí cuando veo una tienda.
Solo que multiplicado por cien.

Una tienda siempre huele bien, una tienda puede despertar en ti unos deseos inimaginables por cosas que ni sabias que necesitabas.. Y cuando tus dedos se aferran a esas bolsas nuevas y relucientes.. aiins..

1 bocaditos:

MR. MC.DONALD dijo...

HOLA ME INTERESANTE LO ESCRIBES Y COMO EXPRESAS TUS IDEAS, ME GUSTA ESTE BLOG Y TE SEGUIRÉ!!! ESPERO QUE PUEDAS PASARTE POR MI OSCURO, DEPRESIVO Y MELANCÓLICO BLOG DE INVIERNO Y DARME TUS MAS SINCERAS IMPRESIONES.... CUÍDATE

www.juancarlosmcdonald.blogspot.com

Publicar un comentario

 

NO SIN MI PEINE Copyright © 2009 Designed by turiikOh